miércoles, 12 de abril de 2017

Asado de Cerdo a la Miel y Soya


Asado de Cerdo a la Miel y Soya

Creo que se vale sacar ventaja de los electrodomésticos, y pues la olla de lento cocimiento resulta ser una gran aliada en la cocina, aunque no lo crean, así es que podemos inventar y jugar un poco con algunos ingredientes que de seguro tenemos en la alacena. 

Esta receta es muy sencilla, y la puedes dejar cocinando toda la noche o toda la mañana, y tendrás listo este delicioso asado para disfrutarlo... 

Ingredientes: 
2 Cucharadas de albahaca deshidratada 
2 Cucharadas de orégano deshidratado 
Romero fresco al gusto (opcional) 
3/4 Cucharaditas de sal 
1/2 Cucharadita de pimienta negra 
2 Dientes de ajo finamente picado 
1/2 Taza de miel de abeja 
1/4 Taza de salsa de soya 
2 Cucharadas de aceite de oliva 
2/3 Taza de Queso Parmesano rallado
Lomo de Cerdo en caña 

Procedimiento: 
Asado de Cerdo a la Miel y Soya

Combinamos en un recipiente el orégano, albahaca, ajo picado, sal, pimienta, aceite de oliva, miel de abeja, salsa de soya, y queso parmesano rallado, mezclamos perfectamente y formamos una mezcla, con la que simplemente cubriremos la carne, misma que colocaremos dentro de la olla de lento cocimiento. 

En esta ocasión utilicé la olla redonda, debido a que es más pequeña y no iba a cocinar un gran trozo de carne, pero lo ideal es que usemos una olla más grande, para evitar que la carne se deforme, pues se verá más bonita si la cocinamos extendida en una olla ovalada, por ejemplo, como las que hay para cocinar pavo o pollo. 

Asado de Cerdo a la Miel y Soya

Cuando tenemos la carne cubierta con la mezcla de miel, soya y hierbas de olor, es momento de colocar el ramito de romero, si así lo decides, éste le dará un perfume y sabor extra... pero bien lo pueden omitir o cambiarlo por mejorana o tomillo, ustedes decidan... 

Y simplemente resta, que encendamos la olla a temperatura baja y cocinemos durante 5 a 6 horas, yo recomiendo añadir 1/4 taza de agua, simplemente para evitar que la carne se reseque, pues es muy importante reunir los jugos que haya soltado cuando se terminó de cocinar, y colarlos, para retirarles los restos de hierbas de olor, y colocarlos en un recipiente para poder salsear un poco la carne o cada bocado de carne. 

Pasado este tiempo, dejamos reposar un poco la carne fuera de la olla, sobre una tabla, y para proceder a rebanarla o a deshebrarla con la ayuda de unos tenedores, créanme, será muy sencillo, pues básicamente se deshace la carne de tan suavecita que queda. 

A nosotros nos gusta comerla con pan, como si fuese un emparedado, y puede acompañarse con un poco de arroz blanco, o con un rico puré de patatas, y  no olvidemos bañar la carne un poco con los deliciosos jugos que rescatamos del fondo de la olla. 

Se animan? en verdad es deliciosa y fácil de preparar... 


lunes, 10 de abril de 2017

Cochinitos... bueno conejos de pascua de piloncillo.

Puerquitos de piloncillo

Se acerca la Pascua, y pues qué mejor actividad con los niños para ahora que están de vacaciones, que ponerlos a preparar unos ricos Puerquitos o cochinitos de Piloncillo, bueno, como se acerca la Pascua, serán conejos, zanahorias, mariposas, flores y demás... 

Esta receta en realidad es muy sencilla, y dependerá que te queden como panecillos o como galletas crujientes, del grosor que le des a la masa al extenderla para cortar las figuras... pero también si las dejas enfriar descubiertas quedarán muy crujientes y si las dejas enfriar tapadas con un paño de tela húmedo, quedarán como panecillo y no perderán la humedad... 

Se trata de la receta de los clásicos Puerquitos o Cochinitos de piloncillo, pero preparada con otras figuras, pero el mismo gran sabor... 

Ingredientes: 
250 Gramos de Piloncillo 
1/3 Taza de azúcar 
3/4 Taza de agua 
2 1/2 Tazas de Harina 
Más harina (la necesaria) 
100 Gramos de Margarina o Mantequilla 
3 Cucharaditas de polvo de hornear 
1/2 Cucharadita de sal 
1 Huevo

Procedimiento: 
Puerquitos de piloncillo
Debemos comenzar colocando el piloncillo con el agua a hervir, hasta que se forme un jarabe espeso, cuando está listo, debemos añadir la margarina o mantequilla en cubitos y la movemos hasta que se derrita, colocamos el azúcar, pueden utilizar más piloncillo, pero deberá estar rallado, para que se desbarate más fácil. 

Puerquitos de piloncillo

Reservamos un momento la mezcla de piloncillo con la materia grasa, y cernimos el harina con el polvo de hornear y la sal; y mezclamos todo con la ayuda de una pala de madera, notaras que se forma una mezcla un tanto espesa y pegajosa, pero hay que añadir el huevo, y seguimos mezclando un poco... no te asustes por la consistencia de la masa... 

Cochinitos de piloncillo

Sólo añade un poco de harina cada vez, hasta que la masa ya no se pegue más, todo dependerá de qué tan espesa te haya quedado la miel... no te alarmes sigue añadiendo harina hasta que formes un bollo no tan pegajoso y que puedas manejarlo fácilmente, lo colocas dentro de una bolsa de plástico y lo dejas enfriar dentro del refrigerador... alrededor de 1 hora, con eso será suficiente... aunque hay quienes dejan enfriar la masa más tiempo... la verdad yo no he notado mucha diferencia. 

Acto seguido, extendemos la masa con la ayuda de un rodillo sobre la mesa enharinada, debemos dejar la masa como de un centímetro de altura, aunque les confieso algo? en ocasiones la dejo más delgada, así me saldrán mas figuritas y quedarán más crujientes, como galletas... 

Así es que cortamos las galletas, bueno los peques las cortan... como verán esta receta la pueden preparar los niños casi en su totalidad, sólo hay que tener cuidado al momento de preparar la miel y de hornear, pues eso sí debe ser con la supervisión y ayuda de un adulto. 

Debemos colocar las figuras ya cortadas sobre una charola engrasada, pero cuidando que estén bien separadas para evitar que se peguen al hornearse, ya que crecerán. 

Puerquitos de piloncillo

Sólo resta hornearlas en el horno precalentado a 175 grados celsius, basta con que se horneen unos 15 a 20 minutos, o cuando notes que ya están doraditas, y recuerda que se deben retirar de la charola con la ayuda de una espátula, pues quedan un tanto suaves, pero debes hacerlo antes de que se enfríen, y con mucho cuidado para que no se rompan, ya que si esperas, se harán duras y se romperán al tratar de despegarlas. 

Como verás es  muy sencillo preparar este receta, y en verdad resulta ser una actividad muy divertida y entretenida para los niños, ahora que comienzan las vacaciones.... si deseas puedes decorar las galletas con glaseado de distintos colores... y todavía se divertirán más... 

sábado, 11 de febrero de 2017

Tortitas de Papa (patata)

Tortitas de Papa


En verdad a todos en casa nos encantan las tortitas de papa, son una verdadera delicia, solitas o con queso, para darles un cambio al sabor... siempre que hay, se las pelean.... existen muchas versiones, cada quien tiene su manera de prepararlas, anímense a hacer las variaciones en la receta que más les agraden... ésta es la que a nosotros nos gusta, y es muy simple... 

Ingredientes: 
4 papas blancas cocidas en agua con sal
2 cucharadas de fécula de maíz o almidón de maíz pueden usar también pan molido 
1 huevo 
Sal y pimienta al gusto 
Aceite el necesario 
Opcional: Queso Cotija o añejo rallado al gusto 


Tortitas de Papa

Procedimiento: 
Debemos poner a cocer las papas en suficiente agua y añadirles sal, las hervimos hasta que estén suaves, esto lo notamos cuando le introduzcamos un palillo o tenedor y notamos que éste se resbala fácilmente. 

Es momento de sacarlas del agua y esperar un poco a que se entibien para no quemarnos, pues les tenemos que retirar la piel. Cuando lo hemos hecho, las dejamos enfriar por completo. 

Cuando ya están frías, las machacamos con el machacador o con la ayuda de un tenedor y es momento de sazonar con sal y pimienta al gusto, añadimos la fécula de maíz y el huevo, mezclamos muy bien hasta formar una pasta de buena consistencia y que no esté muy suelta, podemos utilizar pan molido en lugar de la fécula, o bien, harina de arroz, ustedes decidan... 

Si se les antojan con queso, es momento de añadirlo también, debe estar rallado y ser un queso seco, no muy húmedo, de preferencia, cotija, adobera, añejo, panela, saltierra, en fin... 

Es importante que la consistencia de la masa quede manejable y consistente, no suelta, como ya les mencioné, así evitarán que se les deshagan al momento de freírlas. 

Cuando esté lista, prueben la masa, por si les falta un poco de sal. 

Y es momento de formar las tortitas, mientras pondremos a calentar aceite en una cacerola para freír las tortitas, debe tener buena temperatura, pero no debe estar muy caliente. Tampoco es necesario que se sumerjan las tortitas en él, lo importante es que tenga buena temperatura, y para saberlo coloquen una bolita de masa pequeña, si burbujea, quiere decir que ya está a buena temperatura. 

Colocamos las tortitas formadas, no deben estar muy gruesas, pero tampoco muy delgadas, las pueden hacer del tamaño que a ustedes les guste, las dejamos dorar por ambos lados y las colocamos sobre papel absorbente, las podemos servir con una deliciosa ensaladilla... riquísimas... 

lunes, 6 de febrero de 2017

Pan crujiente al ajo, mantequilla y perejil

Pan crujiente al ajo, mantequilla y perejil

En donde vivo consigo un pan artesanal muy rico, de muy buen tamaño, y en ocasiones me gusta comprarlo y prepararlo de esta manera, pues resulta ideal para acompañar sopas, cremas, pastas, en fin, toda variedad de platos y platillos... 

No se preocupen si no consiguen uno igual, basta con que a ustedes les guste... en realidad le añadiremos un sabor delicioso de una manera muy sencilla.... 

Ingredientes: 
1 barra de pan tipo bolillo o baguette 
1/2 barrita de mantequilla suavizada (pomada) 
1 diente de ajo finamente picado 
Perejil finamente picado al gusto
Sal y pimienta al gusto 

Procedimiento: 
Pan crujiente al ajo, mantequilla y perejil

Debemos batir un poco con la ayuda de un tenedor la mantequilla, y añadimos el ajo y el perejil finamente picados, sazonamos con un poco de sal y pimienta y batimos hasta obtener una pasta suave. 

Marcamos el pan con un cuchillo, sin cortarlo completamente, hasta antes de llegar a la base, es decir, lo rebanamos parcialmente, y en cada una de las rebanadas, le untamos un poco de nuestra mezcla de mantequilla con ajo y perejil. 


Horneamos unos minutos, hasta que el pan se dore y veamos que la mantequilla se ha fundido y ha dorado todo el pan y listo!! a disfrutar!! 


Podemos añadir otros sabores, tales como mayonesa, chipotle, añadirle un poco de queso parmesano a la mezcla de queso, en fin, dejen volar su imaginación, verán que les gustará... 

jueves, 29 de diciembre de 2016

Galletas de Jengibre y Canela

Galletas de Jengibre y Canela

Vacaciones.... sí, pero los niños de vacaciones y en casa se vuelven locos!! y nos vuelven medio locas a nosotras también... así es que al ver que mi pequeña de 7 corría o corría por todas partes jugando con "Freesbe" (nuestra querida mascota desde hace ya 9 años) es una linda, noble y tranquila perrita "Westy", creo que ya me estaban mareando, y decidí poner a trabajar a la pequeña mientras la más pequeñita de casi año y medio, nos miraba curiosa, jugando con los vasos, pues es su deporte favorito, sacarlos del gabinete y acomodarlos, o más bien, desacomodarlos... en fin... tenía que hacer algo para que estuvieran más tranquilas y disfrutaran la tarde... y vino a mí la grandiosa idea de preparar galletas de jengibre con canela... una actividad ideal para los niños... aquí la receta... 

Ingredientes: 
2  1/2 Tazas de Harina de Trigo 
3/4 Taza de Azúcar Mascabado o morena 
1 barrita y media de mantequilla (150 gramos) 
1/2 cucharadita de Bicarbonato de sodio
1 cucharadita de canela en polvo 
1 cucharadita de jengibre en polvo 
1 huevo
1 pizca de sal 

Para el Glaseado: 
1/2 Taza de Azúcar glas
Agua la necesaria hasta lograr una masa manejable 
Colorantes vegetales 

Procedimiento: 
Galletas de Jengibre y Canela


A divertirse!! los niños pueden intervenir en la elaboración de esta deliciosa receta!! y disfrutarán mucho el tiempo, comencemos: 

Cernir o tamizar el los polvos, el  harina, bicarbonato, canela y jengibre y añadir el azúcar y la pizca de sal, mezclar todo muy bien. 

Debemos batir el huevo y añadirlo a la mezcla seca, obtendremos una consistencia arenosa, enseguida debemos añadir la mantequilla, debe tener consistencia de pomada, es decir, estar suave, si apenas la sacaste del refrigerador y está muy dura, puedes partirla en trozos pequeños y colocarla en un plato y meterla al microondas por unos cuantos segundos, hasta que notes que está suave y puedes batirla como se aprecia en la foto. 

Sólo nos resta mezclar todo hasta formar una masa homogénea, extender la masa sobre una superficie enharinada y aplanarla con el rodillo también enharinado, debemos extenderla hasta que tenga aproximadamente 5 milímetros de grosor, y sigue la diversión!! a cortar las galletas con los cortadores, tanta variedad como tengas o apetezcas, eso les encanta a los peques.... 

No se asusten con la masa, pues puede ser que sientan que se rompe un poco, sólo levanten con ayuda de una espátula cada una de las galletas cortadas y listo, las colocan sobre una charola engrasada. 

Debemos hornearlas a 180 grados por 15 minutos, no olviden calentar el horno antes de introducir las galletas, recuerden que la masa queda un poco café, así es que no notarán qué tan doradas están quedando, les recomiendo que tomen el tiempo, así quedarán más ricas, pues no se tostarán tanto y no se harán tan duritas... ya que llevan buena cantidad de azúcar... 

Cuando las retiren del horno, es importante que las despeguen de la charola, cuando estén todavía calientes, con la ayuda de una espátula, si se esperan a que enfríen, de seguro se romperán y creo que les quedará el hombre de jengibre sin cabeza o algo así... jiji.... o bien, pueden  utilizar un papel para hornear o un poco de papel encerado y luego engrasado sobre la charola y colocar las galletas ahí, como ustedes prefieran... 

Para poder adornar las galletas, debemos esperar a que se enfríen por completo. 

Para el Glaseado: 

Glaseado sencillo para galletas

Debido a que con esta receta, aproximadamente salen 18 galletas grandes, no necesitamos tanto glaseado, y como no tenía pensado hacerla, tuve que trabajar con los ingredientes que tenía en casa... y he de confesarles que el azúcar impalpable o glas que tenía no era de esas que deja el glaseado muy blanco, sino más bien medio gris... pero así funcionaron con mis niñas, les encantaron y no notaron ese pequeño detalle... 

Pues bien, sólo debemos colocar el azúcar en un moldecito pequeño y añadimos un poco de agua, casi son 2 ó 3 cucharaditas y vamos batiendo, debemos obtener una mezcla no tan ligera, sino como le dicen, a punto de listón, que caiga el chorrito delgado pero continuo y no esté tan flojo, y es momento de separar un poco en distintos botecitos para ir pintando con colorante vegetal, debes ir añadiendo de gotita en gotita y batimos, hasta obtener el color deseado... yo no tenía a la mano mis duyas, así es que la manera más sencilla es utilizando un cono de papel para tomar agua, rellenarlo y cortar con las tijeras la punta, de acuerdo al grosor que queramos obtener de la línea que pintaremos. 

Si no tienen conos de papel, los pueden fabricar con una hoja de papel, cortando unos cuadros y sujetando el cono con un poco de cinta adhesiva, aunque les diré que rápidamente se les humedecerá, y puede ser que batallen un poco, pero esto es en momentos en los que no se cuenta con los materiales adecuados, jiji... es una medida desesperada acaso?... lo mejor es utilizar papel mantequilla o albanene, pues ese no se humedecerá y podrán manejarlo bien. 

Otro detalle importante, es que procuren no dejar destapado el glaseado pues perderá humedad y no podrán manejarlo con  facilidad, así es que lo mejor es taparlo con una bolsita plástica o con un trapo húmedo, y listo, a pintar de colores las galletas, como los niños prefieran... el chiste es que se diviertan y se entretengan... así creo que no nos volveremos locas en las temidas vacaciones.... 

Diviértanse y disfruten mucho esta actividad tan deliciosa!! 

martes, 20 de diciembre de 2016

Bacalao a la Vizcaína, muy al estilo Chocolate Molinillo

Bacalao a la Vizcaína

Me han pedido esta receta desde hace tiempo, y en verdad tiene mucho tiempo que no la cocinaba, pues les he de confesar que a mi marido no le gusta el Bacalao, lo pueden creer?, pero a mis hijas y a mí nos encanta!! en fin, este año no podía dejar de compartirles la manera que lo preparo, es una receta muy a mi estilo, pues en verdad tiene tips de aquí y de allá, aunque no crean que se aleja mucho de la tradicional, además, así me gusta a mí... espero y a ustedes también... 

Ingredientes
500 gramos de Bacalao
600 gramos de Papitas Cambray o rosadas, también les llaman
500 mililitros de puré de tomate sin condimentar 
4 Tomates rojos asados y sin piel
1 Cebolla fileteada finamente
5 dientes de ajo 
100 gramos de masa drenada de Aceitunas verdes sin hueso 
1 frasquito de alcaparras drenadas 
Perejil al gusto desinfectado y finamente picado 
1 latita de pimiento morrón rojo en tiritas 
500 mililitros de aceite de oliva de buena calidad 
Chiles largos o güeros en escabeche al gusto 

Procedimiento: 
Algo muy importante, comiencen a preparar el bacalao con algunos días de anticipación, pues hay que dejarlo remojando en agua caliente por lo menos un día, pero debemos cambiarle el agua de mínimo 3 veces, lo que yo hago es que desde temprano lo coloco en una fuente y añado el agua caliente, lo tapo y lo dejo reposar hasta que se enfríe, al medio día, retiro esa agua y le vuelvo a agregar agua caliente hasta cubrir; y nuevamente repito la operación por la noche. 

Cuando ha enfriado el agua, lo guardo en el refrigerador y al día siguiente le vuelvo a cambiar el agua, y lo mantengo en el refrigerador hasta que lo cocine, generalmente por la tarde. 


Este paso, es muy importante, pues hay que rehidratar el bacalao y retirarle el exceso de sal, por eso se remoja y se remoja y se cambia el agua. 

Procuro siempre comprar del bacalao que ya viene desmenuzado y limpio, pero si no consiguen, no se preocupen, sólo que lo tendrán que limpiar muy bien ustedes y retirarles las espinas con mucho cuidado. 

Cuando ya tengo el bacalao bien limpio y ya se le retiró el exceso de sal. Comienzo a cocinar.... 

Necesito tener las papas cocidas y peladas, listas para utilizar, además de todos los ingredientes necesarios listos para irlos añadiendo; como los tomates asados y sin piel, para hacer ésto, sólo los colocamos sobre el comal o una sartén hasta que se doren y los movemos para que estén parejitos y la piel comience a soltarse, y así, se las retiramos fácilmente, además de lograr un rico sabor; el procedimiento es muy sencillo. 

Colocamos tres cuartas partes del aceite de oliva en una olla a calentar, cuando tiene buena temperatura, acitronamos (hasta que se ponga transparente) la cebolla y el ajo, los sacamos de la cazuela y los reservamos. 

Añadimos las papitas cocidas y peladas y las doramos un poco en el mismo aceite, sólo cuidemos que tenga buena temperatura, si creemos que se enfrió, esperamos un poco para dorar las papas, cuando están listas, las retiramos de la cazuela y las reservamos. 

Añadimos el bacalao drenado, bien escurrido, y lo dejamos freír un poco, no se cuece en el agua, el agua sólo nos sirve para hidratarlo y retirarle el exceso de sal. Así es que debe estar escurrido, tampoco lo vamos a dorar, sólo es dejarlo un poco en el aceite para que se fría un poco y lo retiramos de la cazuela. 

Mientras se fríe el bacalao, podemos aprovechar para preparar la salsa o recaudo. Sólo debemos colocar los tomates asados y sin piel en la licuadora, añadiendo un poco de la cebolla que reservamos así como 2 dientes de ajo, y el puré de tomate, es importante que traten de conseguir puré de tomate sin condimentar para que los sabores queden más puros, a veces es difícil, pero sí se puede, aunque si se quieren aventurar a preparar el puré de tomate, perfecto!! sólo asen más tomates y retírenles la piel y licúenlos, y déjenlos cocinar a fuego bajo en una cacerola sin dejar de mover, hasta que vean que el color cambia y se han cocinado bien. En esta ocasión yo opté por utilizar el puré de tomate, por esa razón se los menciono en los ingredientes. 

No olvidemos que tenemos el bacalao en la cazuela, friéndose un poco, así que es momento de retirarlo de la olla y añadir un poco más de aceite de oliva, dejar que vuelva a tomar temperatura y añadir la salsa (tomates, puré, cebolla y ajo licuados) si lo creen necesario, pueden añadir un poco de agua, sólo para ayudar a la licuadora a moler bien, no mucha, sólo la necesaria. 

Dejamos cocinar muy bien unos minutos la salsa, y cuando veamos que se comienza a hacer chinita, es decir que empieza a burbujear, le vamos añadiendo todos los ingredientes: las papas doradas, el bacalao frito, la cebolla acitronada (sólo retiro los ajos restantes), las alcaparras y aceitunas (sin la salmuera), los pimientos morrones en tiritas y finalmente el chile largo en escabeche (sólo los chiles) y al gusto, esta vez yo añadí 6, y de cualquier manera, al momento de servir el platillo, colocaré más en la mesa por si alguien desea añadir un poco más de picante. 

Ya sólo nos resta dejar cocinar todo a fuego bajo y moviendo de vez en cuando para que no se pegue. A mí me gusta cocinarlo unos 20 minutos aproximadamente, así lograré que todos los ingredientes suelten su sabor y éste se integre, de cualquier manera es mejor cocinar el bacalao unos días antes de que se vaya a servir, pues así tendrá mejor y más sabor. Es de esos platillos que recién hechos no quedan tan ricos... 

Al momento de servir, colocaremos un poco de perejil picado al gusto y como ya les mencioné más chiles largos por si alguien desea añadir más sabor picosito a su platillo... 


Recuerden que el bacalao es muy salado, de ahí que debemos lavarlo y dejarlo remojando, cambiando el agua, por eso no les menciono sal, además que es mejor rectificar la sazón hasta el momento de servir, es decir, hasta el día que se comerá, pues puede ser que las aceitunas y alcaparras, hagan su trabajo sazonando todavía más el guisado, y corremos el riesgo de que nos quede muy salado si añadimos la sal antes de tiempo, seamos pacientes, y rectifiquemos hasta que calentemos para servir en la cena de Navidad o Año Nuevo, y si consideramos que le hace falta sal, es momento de añadirla y dejar sazonar un poquito al momento de calentar.... 

Bacalao a la Vizcaína

Se les antojan unas deliciosas tortas de Bacalao? a mí sí.... pero prefiero esperar unos días para obtener el mejor sabor.... 


domingo, 2 de octubre de 2016

Calabacita Italiana a la Parmesana

Calabacita Italiana a la Parmesana

Una receta que no las hará fallar, si necesitan que en su familia coman un poco de verduras... ésta, es una receta ideal para lograrlo... hace un momento que se las preparé y ya no queda nada, voló toda la calabacita, sólo veía pasar las manitas inquietas de mis pequeñas, y me preguntaban: "puedo comer más?"... bueno la bebé no podía decirlo, pero sólo veía su manita ir y venir, todavía no terminaba el bocado y ya quería más... y qué tal las otras dos chiquillas? come y come... 

Ingredientes: 
2 Calabacitas Italianas grandes cortadas en rodajas de medio centímetros aproximadamente 
1 Huevo entero 
Sal y Pimienta al gusto 
Ajo en polvo al gusto 
Cebolla en polvo al gusto 
1 Taza de pan molido 
1/4 Taza de queso parmesano rallado 
Aceite el necesario para freír 
Puré de tomate con hierbas de olor (albahaca, orégano) o bien, alguna salsa ragú de su elección.

Procedimiento: 
Calabacita Italiana a la Parmesana


Es sumamente sencillo, y en unos minutos tendrán unos deliciosos bocadillos. 

Mezclamos el pan molido con el queso parmesano y apartamos. 

Sazonamos el huevo con sal, pimienta, ajo y cebolla en polvo al gusto y batimos. 

Cortamos las calabacitas bien lavadas en rodajas, pueden cortarlas más delgadas o más gruesas, según su gusto, pero yo prefiero cortarlas de medio centímetro aproximadamente, ya que la comerán niños pequeños, y así quedará más tiernita y fácil de comer para ellos. 

Y calentamos el aceite en una sartén, cuando está a temperatura ideal para hacer una fritura rápida, comenzamos a pasar las calabacitas por el huevo sazonado y posteriormente por la mezcla de pan y queso, y colocamos en el aceite caliente, doramos por un lado, volteamos y doramos un momento por el otro lado, colocamos sobre papel absorbente. 

Mientras terminamos la fritura, preparamos la salsa, si utilizan puré de tomate y hierbas de olor, solamente hay que mezclarlas y cocinarlas un poco para que se sazonen, puedes añadir un poco de ajo en polvo y listo!! sazona a tu gusto con sal y pimienta. 

Pero si prefieres utilizar una salsa ragú, prefabricada, también quedarán deliciosas, claro que lo ideal sería siempre preparar tu propia salsa desde cero, pero en ocasiones no hay tiempo. 

Para servir, coloca un poco de salsa en una flanerita y acomódala en el centro de un plato, y alrededor dispón las frituras, verás cómo vuelan!! 

Puedes substituir la calabacita por berenjena, si así lo apeteces, sólo recuerda colocarle un poco de sal a la berenjena ya rebanada y después enjuagarla y secarla bien con un papel absorbente, y continuar con el procedimiento de empanizado y fritura, quedarán riquísimas.