viernes, 17 de enero de 2014

Salsa de Chile Poblano

Pechugas de pollo con Salsa Poblana
Pueden utilizar la salsa de esta receta para múltiples platillos, por ejemplo, para preparar una rica pasta con chile poblano de manera rápida, o unas crepas rellenas de pollo, o qué tal un omelette de champiñones o de jamón bañado con esta suculenta salsa, que además es muy rápida de preparar, esta vez yo la utilicé para hacer un Pollo con Salsa Poblana, y a continuación les doy la receta: 
Ingredientes: 
1 Chile poblano asado, desvenado y limpio. (La cantidad puede ser mayor si les gusta que el sabor sea más fuerte) recuerden que en la cocina se vale modificar recetas, no tengan miedo
80 gramos de Queso Crema
1/4 de crema 
Sal y pimienta al gusto
Ajo en polvo
Cebolla en polvo
Procedimiento: 
Los chiles se asan, se limpian y se desvenan, recuerden que después de asarlos por todos lados, así calientes se depositan en una bolsa de plástico para que suden y la piel sea más sencilla de separar, existen  otras técnicas para hacer esto, por ejemplo, sumergirlos en aceite hirviendo e inmediatamente después de que se haya dorado toda la piel, se ponen en agua con hielos, aunque se conserva el color del chile, pues queda de un color verde brillante, se adicionan calorías así es que por ese motivo no me inclino a limpiarlos así, pero continuemos con esta deliciosa receta, ya que tenemos el chile asado, lo licuamos con la crema y el queso, y lo ponemos a cocinar, sazonándolo con sal y pimienta, ajo y cebolla en polvo y lo movemos constantemente, notaremos que cambia ligeramente de colo, sólo se trata de sazonar un poco la salsa y listo, está lista para utilizarla como más se nos antoje. 
como ven en la fotografía yo la utilicé para bañar pechugas de pollo, les cuento como las cociné: 
Pechugas de pollo: 
Solamente salpimenté las pechugas deshuesadas por ambos lados y les puse un poco de ajo y cebolla en polvo, sólo un poco, fundí un poco de mantequilla en una sartén, no mucha para que no quede muy grasoso, con un cuadrito basta, es sólo para que se doren bonito las pechugas, ya que están listas las serví y las bañé con un poco de salsa, y la verdad es que quedan deliciosas!! en este caso también las acompañé con un fusilli alfredo, para que no compitieran los sabores, pero lo pueden acompañar con un puré de papa, con arroz blanco, una ensalada fresca, en fin, recuerden que pueden utilizar su imaginación y su antojo de guías, espero que les guste esta receta y se animen a prepararla...