miércoles, 12 de abril de 2017

Asado de Cerdo a la Miel y Soya


Asado de Cerdo a la Miel y Soya

Creo que se vale sacar ventaja de los electrodomésticos, y pues la olla de lento cocimiento resulta ser una gran aliada en la cocina, aunque no lo crean, así es que podemos inventar y jugar un poco con algunos ingredientes que de seguro tenemos en la alacena. 

Esta receta es muy sencilla, y la puedes dejar cocinando toda la noche o toda la mañana, y tendrás listo este delicioso asado para disfrutarlo... 

Ingredientes: 
2 Cucharadas de albahaca deshidratada 
2 Cucharadas de orégano deshidratado 
Romero fresco al gusto (opcional) 
3/4 Cucharaditas de sal 
1/2 Cucharadita de pimienta negra 
2 Dientes de ajo finamente picado 
1/2 Taza de miel de abeja 
1/4 Taza de salsa de soya 
2 Cucharadas de aceite de oliva 
2/3 Taza de Queso Parmesano rallado
Lomo de Cerdo en caña 

Procedimiento: 
Asado de Cerdo a la Miel y Soya

Combinamos en un recipiente el orégano, albahaca, ajo picado, sal, pimienta, aceite de oliva, miel de abeja, salsa de soya, y queso parmesano rallado, mezclamos perfectamente y formamos una mezcla, con la que simplemente cubriremos la carne, misma que colocaremos dentro de la olla de lento cocimiento. 

En esta ocasión utilicé la olla redonda, debido a que es más pequeña y no iba a cocinar un gran trozo de carne, pero lo ideal es que usemos una olla más grande, para evitar que la carne se deforme, pues se verá más bonita si la cocinamos extendida en una olla ovalada, por ejemplo, como las que hay para cocinar pavo o pollo. 

Asado de Cerdo a la Miel y Soya

Cuando tenemos la carne cubierta con la mezcla de miel, soya y hierbas de olor, es momento de colocar el ramito de romero, si así lo decides, éste le dará un perfume y sabor extra... pero bien lo pueden omitir o cambiarlo por mejorana o tomillo, ustedes decidan... 

Y simplemente resta, que encendamos la olla a temperatura baja y cocinemos durante 5 a 6 horas, yo recomiendo añadir 1/4 taza de agua, simplemente para evitar que la carne se reseque, pues es muy importante reunir los jugos que haya soltado cuando se terminó de cocinar, y colarlos, para retirarles los restos de hierbas de olor, y colocarlos en un recipiente para poder salsear un poco la carne o cada bocado de carne. 

Pasado este tiempo, dejamos reposar un poco la carne fuera de la olla, sobre una tabla, y para proceder a rebanarla o a deshebrarla con la ayuda de unos tenedores, créanme, será muy sencillo, pues básicamente se deshace la carne de tan suavecita que queda. 

A nosotros nos gusta comerla con pan, como si fuese un emparedado, y puede acompañarse con un poco de arroz blanco, o con un rico puré de patatas, y  no olvidemos bañar la carne un poco con los deliciosos jugos que rescatamos del fondo de la olla. 

Se animan? en verdad es deliciosa y fácil de preparar...